No se ha insertado ningún vídeo

A leer el primer capítulo de la Biblia, Génesis 1, donde se relata ‘la Creación’, nos daremos cuenta que todo lo que Dios creó, ‘Él mismo dijo que era bueno‘, la palabra ‘VIO’ es traducida de la palabra hebrea ‘raá’, y esta significa: aprobar, discernir, descubrir, examinar, explorar, maravillarse, observar, reflexionar, considerar, entender, estimar, especial, escoger, gustar, gozar. Todos esos verbos o adjetivos nos muestran que el Creador de todas las cosas analizó a profundidad lo que había creado y tuvo gozo porque vio que era bueno.
 
Entonces a Dios le gustó lo que había creado. Sin embargo cuando examinó exhaustivamente la condición del hombre, se dio cuenta de la necesidad de crear una ayuda idónea semejante a él, para luego poder decir que ‘era bueno en gran manera’; que Su creación estaba en estado óptimo.
 
Luego vemos la primera profecía que aparece en la Biblia dada por Adán en Génesis 2:24 “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”; esto nos muestra que el hombre se separaría de sus padres para unirse a su mujer, es decir para establecer su propio hogar, bajo el enlace matrimonial. Asimismo nos enseña que el ser un humano en un “ser social”, que posee valores éticos morales y sociales basados en relaciones significativas creadas dentro de la sociedad fundamentada inicialmente por “la familia” y extendida a través de lo que podríamos llamar “comunidad”.
 
Es bueno destacar que también existen personas que permanecen solteras por decisión propias o circunstanciales, de eso estaré hablando en otra ocasión. Sin embargo deseo mencionar lo que dice la Biblia en Isaías 54:5 «Porque tu esposo es tu Hacedor, el SEÑOR de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra».
 
Pues bien, amados hermanos y amigos, como les comenté en la enseñanza pasada los solteros, y sobre todo los que somos cristianos y obedecemos la Palabra de Dios, debemos vivir bajo la pureza sexual, debido a que “un hombre y una mujer” pueden tener relaciones sexuales únicamente si están unidos bajo el vínculo del “matrimonio”.
 
El matrimonio no es una institución terrenal, nació con el corazón de Dios, quien desde el principio de Su creación vio que no es bueno que el hombre esté solo y por eso le creó una ayuda idónea, la mujer. Los puso a ambos en un nuevo hogar, llamado el paraíso, para que ellos administraran los preciosos bienes, todo lo que Él había creado, delegando esa responsabilidad en el hombre, la cual tendría que ser compartida exclusivamente con su propia mujer; formando así una sola carne, cuya unión está fundamentada absolutamente en el amor, es decir en ‘Dios’, porque Él es amor (1a Jn 4:8).
 
Dice Eclesiastés 4:12 «Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto». Este versículo siempre ha sido usado como una metáfora para referirse al matrimonio, es decir para ilustrar su fuerza, “Cristo, el Esposo y la Esposa”. Y estoy segura que ha sustentado los matrimonios de muchos de los que hoy leen estos comentarios, por lo que deseo que también siempre les sirvan como recordatorio de que el propósito del matrimonio es que honremos y glorifiquemos a Dios! Jesucristo será la base de matrimonios cristianos, si se comportan como una pareja orientada a vivir en santidad, que no es más que cristianos que modelan a Cristo en todo su andar, que han permitido y reconocido que Jesucristo sea el centro de su relación matrimonial.
 
Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.
 
Dios les bendiga
 
Sandra Elizabeth Núñez

Yo no soy perfecto; líbreme yo intentar decir que mi vida es similar a la descrita al modelo más alto de la moral en todo el Antiguo Testamento, que se encuentra descrita en Job 31. Sin embargo, el Señor dice en 1ª Pedro 1:16 «porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo»; y la palabra santo significa ‘apartado para Dios’. Y si Dios me está diciendo que me aparte para Él, estoy seguro que me proveerá todo lo que necesito o erradicará de mí lo que no me permite poder cumplir con Su voluntad. Un día mi Rey y Señor vendrá a buscar a los suyos y yo anhelo verle cara a cara, y Él nos ha dicho que “sin santidad nadie le verá”, (Heb 12:14).

Entonces es bueno hacer notar que existen tres estados de santidad:

1) Posicional: Es la santidad posicional que tenemos producto de nuestro Nuevo Nacimiento, es decir que la adquirimos cuando aceptamos al Señor Jesucristo y el Espíritu Santo nos aparta para el Señor, (1 Corintios 1:2).

2) Práctrica: Esta es la santidad que el creyente logra alcanzar mediante el crecimiento espiritual, y es la que debemos de mantener delante de Dios, (Heb 12:14). Es la etapa en la que estamos nosotros actualmente.

3) Santificación Total: Esa es nuestra transformación, cuando el Señor venga por Su pueblo y estemos con Él, (1 Tes 3:13).

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga

Sandra Núñez


La Palabra de Dios declara:
• «Sean ustedes santos porque Yo, el SEÑOR, soy santo, y los he apartado de los pueblos para que sean Míos», (Lev 20:26)

• «Porque escrito está: Sean santos, porque yo soy santo», (1a Pe 1:16 ).

‘Santo’ es una palabra traducida del griego (G40) "jagios", que significa sagrado (físicamente puro, moralmente sin culpa o religioso, ceremonialmente consagrado).
Noten que en los versículos citados dicen ‘sean’ y ese gramaticalmente es el modo subjuntivo del verbo ‘ser’, lo cual indica ‘orden o necesidad’. Es decir, que podemos ver que ‘sean santos’ es un mandato, y si Él explícitamente nos está diciendo que “debemos”, es porque realmente podemos hacerlo; Él mismo nos ha de dar la gracia para nosotros poder llevar a cabo ese hermoso mandato puesto que hay una declaración que se repite a todo lo largo de las Escrituras y es que: Él hará de Su pueblo un reino de sacerdotes, de ‘gente santa’.

Como habrán notado, amados hermanos, esta enseñanza está relacionado a la santidad de las personas solteras, y les comento específicamente de “la Pureza Sexual”; entonces desde ese punto de vista debemos recordar que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, tal como dice 1a Co 6:19DHH «¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios os ha dado, y que el Espíritu Santo vive en vosotros? No sois vosotros vuestros propios dueños».

Entonces, si debemos tener pureza sexual es «Porque ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación; que os abstengáis de fornicación» (1ª Ts 4:3NLT). Y miren que interesante la palabra ‘fornicación’ es traducida del griego(G4202) “porneia”, siendo esta la raíz de la palabra “pornografía.

Fornicar es tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio. (DRAE). Y ningún cristiano debe tener ningún tipo de contacto o intimidad sexual hasta tanto llegue al matrimonio, ya que ‘fornicar’ es un pecado tal como lo establece Colosenses 3:5 «Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría».

Santidad no es una lista de reglas, es la revelación de saber que hemos sido apartados para Dios. Sigamos pues, con amor los principios que están establecidos en la Palabra de Dios

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga

Sandra Núñez

Amados hermanos:

Deseo compartir esta enseñanza específicamente para solteros. Al momento de yo hacer este estudio, como soltera que soy, fue de muchísima bendición a vida, por lo que espero que también sea para cada uno de ustedes. (Tiene muchas partes que servirán de provecho y edificación también a los que están casados).

Deseo aclarar que el contenido que mostraré en esta enseñanza, refleja mi punto de vista, según la Biblia, y en ningún momento pretendo inferir en sus formas de pensar. Lo único que pido al Espíritu Santo es que Él que inspiró las Sagradas Escrituras les revele con Su sabiduría la Verdad.

Como sabemos debemos estar listos para el encuentro con nuestro amado Señor y Salvador, y por eso tenemos que vivir en santidad tal como declara el apóstol Pablo en su carta Heb. 12:14 “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. Y cuando hablamos de ver al Señor no me estoy refiriendo a Su Segunda Venida; hablo acerca de no ver a Cristo actuar a su favor, por lo tanto no habrá paz en su corazón, y no verá al Señor hacer los cambios en su vidas.

Entonces muchas personas dicen “es imposible alcanzar la santidad”, y eso lo dicen porque entienden que el único santo es Dios. Ciertamente, la ’santidad absoluta’ solamente la tiene Dios, pero el Espíritu Santo nos permite alcanzar la ’santidad humana’, es decir apartarnos para Dios, y a eso se le llama la ‘santificación’. Solamente teniendo una disposición a hacer la voluntad de Dios en todo no es suficiente, es decir de la disposición a hacer ‘algo’ –a- ejecutar la acción para lograr ese ‘algo’, hay un gran trecho. Para expresarme mejor, te pongo un ejemplo, no es lo mismo estar dispuesto a ponerte una camisa blanca que tener puesta la camisa blanca.

Nuestro anhelo es vivir una vida en santidad, deleitándonos haciendo la voluntad de Dios (Salmo 40:8) y apartados de las cosas del mundo que a Él les desagradan y por ende que no nos edifican, para así estar con nuestras vestiduras de lino fino resplandeciente (Ap. 19:8).

La santidad es permitir que el Espíritu Santo nos vista de la santidad de Dios; y eso Él solamente lo hace en los hijos que viven apartados para Dios. Entonces mis amados hermanos, vistámonos siempre con la santidad de Dios.

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga

Sandra Núñez

Solteros Viviendo en Santidad

Título de la página

Soy un párrafo. Haz clic aquí para añadir tu propio texto y editarme. Soy un gran lugar para que puedas contar tu historia y hacer que tus visitantes conozcan un poco más acerca de tí.