En este capítulo 12 de Juan encontraremos varios relatos, pero deseo recalcar que el mismo contiene las últimas palabras que Jesús les dijo al mundo ante de iniciar su camino a la Cruz, es decir Jesús está llegando el final de Su vida física en la tierra.

Pues bien, el capítulo 12 inicia contando que seis días antes de la Pascua Jesús fue a Betania donde estaba Lázaro. Esto nos muestra la valentía de nuestro amado Señor, pues recordemos que contra Él pesaba una orden de apresamiento, por lo que todos los que tuvieran contacto con Él estaban en la obligación de informar a las autoridades judías (Juan 11:53-57), y es por eso que nuestro Señor se había apartado a una ciudad llamada Efraín, y ya no andaba abiertamente entre los judíos, no por temor, sino porque su tiempo no había llegado, es decir faltaba que acontecieran situaciones que estaban estipuladas en el plan de Dios ante de Él ir a la Cruz.

En Jerusalén las autoridades planearon darle muerte a Jesús en contraste aquí en Betania sus amigos le prepararon una fiesta, una cena en su honor. Vemos pues como Él regreso de donde salió, sí regresó a ese hogar donde tanto le amaban y en el cual Él se acostumbraba a hospedar; esto nos habla de la importancia de que Jesús permanezca en nuestros hogares «He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo» (Apocalipsis 3:20).

La historia objeto de nuestro discipulado de hoy es relatada en Juan 12:1-8, allí se nos habla de la ocasión en la cual Jesús fue ungido, con ese suceso se inicia ‘la semana de la pasión’. Muchos creen que esta historia es la misma que la de la ramera, la cual aparece en Lucas 7:36-8:3. Lo cierto es que son dos historias completamente distintas, lo único que las igualas es que ambas mujeres enjugaron los pies de Jesús con sus cabellos. Hago esta aclaración porque en esta narración de Juan quien lava los pies de Jesús es María, la hermana de Marta y de Lázaro el resucitado.

Pues bien, amados hermanos y amigos, en ese hogar, como les dijes anteriormente, se le hizo una cena especial, un banquete en honor a Jesús con motivo de agradecimiento y muestra de amor a Él. Vemos a los anfitriones con delicadas y especiales atenciones hacia su huésped, Jesús; y sus amigos los que le amaban se gozaban de la misma forma en que nosotros los cristianos debemos hacerlo:

• María: Sentada a los pies de Jesús, en esta ocasión ungiéndole
• Marta: Se deleitaba prestándole servicios a Jesús
• Lázaro: Mantenía una estrecha comunión con Jesús, le estaba
conociendo más.

El corazón de María estaba inundado de amor hacia Jesús, por lo que inmediatamente buscó el perfume que ella poseía para ser ungidos los cuerpos de ella o de toda su familia el día que murieran, ese era su tesoro; un frasco de perfume de nardo puro, el cual tenía un costosísimo valor de aproximadamente 300 denarios, el salario anual de un obrero en esa época. El contenido del frasco era de una libra de perfume, esto es casi medio litro o 300 gramos, y como usted y yo sabemos hoy día los perfumes se venden por onzas, es decir que era muchísimo perfume.

María toma el perfume y lo derrama en los pies de Jesús, esto como un acto de adoración al Señor. Ese perfume que en el futuro ella pretendía usar para que perfumaran un cuerpo muerto, ahora ella lo usaba para perfumar los pies de un vivo, Jesús; entonces la exquisita fragancia inundaba toda la casa, llenó el más pequeño rincón de ese hogar del aroma tan especial que adquiere quien es tocado por Jesús, podríamos decir que huele a gloria. Este lavamiento de los pies de Jesús con perfume es una alusión a Su muerte próxima.

Luego de vertido todo el contenido del frasco María procede a secar los pies de Jesús con sus cabellos. Recordemos que en Palestina la mujer no puede mostrar sus cabellos, y mucho menos presentar en público su pelo suelto, a ella no le importó la cultura o costumbre, ella se desbordó de amor y de humildad frente a nuestro Señor.

Visto este acto Judas lo consideró un despilfarro y hace un comentario incitado por su avaricia y deshonestidad, «¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?» (Juan 12:5). Verdaderamente esa no era su intención, era la fiesta de Pascua y en esa época se les daban generosas limosnas a los pobres, pero realmente lo que lo que él quería era robárselo, ya que tenía por costumbre robar el dinero que administraba de todos los apóstoles.

Jesús rechaza la recriminación de Judas y le dice algo como que no moleste a María pues ella ha hecho una buena obra con Él, y también le responde haciendo probablemente una alusión a lo que dice Deuteronomio 15:11 «Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra». Jesús no minimiza la ayuda que se le debe dar al pobre, sino más bien dice que en ese momento lo que se debía enfatizar era su pronta y eminente muerte.

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga

Sandra Núñez