Son los discípulos que cuestionan a Jesús sobre el hecho de "¿Por qué ese hombre nació ciego, quien pecó él o sus padres?" En aquel entonces existía la corriente de pensamiento de que un niño podía pecar desde el seno materno, la cual apoyaban en la historia de Esaú y Jacob (Génesis 25:22). Asimismo consideraban que los hijos padecían enfermedades como consecuencia de los pecados de sus padres.

Esta hermosa narración, nos cuenta una historia que hasta hoy día sigue aconteciendo y es la creencia errónea de que “los cristianos no pueden enfermarse”, fundamentando muchas personas ese pensamiento con lo que dice Isaías 53:5 «Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados».

Ciertamente nosotros fuimos curados cuando aceptamos a Cristo, pero no en todo nuestro ser integral, somos cuerpo, alma y espíritu, y fuimos sanados de nuestras enfermedades del “alma”. Recordemos que en nosotros habita una naturaleza pecaminosa «Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros» (1 Juan 1:10). Hasta tanto el Señor regrese estamos expuesto al pecado y a las enfermedades, no obstante cuando nuestro amado Señor vuelva a buscar a Su pueblo, allí se nos dará un cuerpo glorificado que por la eternidad vivirá sin enfermedad.

También es bueno recordar la historia de Job, sus amigos consideraron que sus muchas aflicciones eran motivadas como castigo por los supuestos pecados que había cometido, cosas que es del todo mentira. Si bien es cierto que Dios al que toma por hijo lo disciplina (Hebreos 12:6) tal como hacemos nosotros los seres humanos con nuestros hijos, eso lo hacemos por amor a ellos así como lo hace Dios; no es menos cierto que no podemos llegar a considerar una regla “que una enfermedad viene como consecuencia del pecado, porque los cristianos no se enferman”, pues sencillamente es algo completamente absurdo.

Es incongruente pensar que todas las enfermedades de una persona viene como producto del pecado, hoy día algunos llegan hasta el extremo de decir que nuestro amado Dios utiliza el recurso de corrección a base de sufrimiento y por eso hay cristianos que se enferman, cosa incierta, pues tenemos que tener pendiente que el Señor nos regaló nuestro cuerpo el cual nos acompañará durante nuestra vida terrenal, por lo tanto debemos cuidarlo, ya sea ejercitándolo, comiendo saludable, evitando exposiciones que pueden poner en riesgo nuestra salud. Ahora bien, sabemos que habrán otras cosas que escapan a nuestras manos.

Continuando con la historia del ciego de nacimiento, Jesús hizo algo al parecer un tanto “extraño” juntó saliva y lodo, y lo untó en los ojos del ciego, indicándole que se fuera a lavar en un lugar específico (Es bueno saber que en el mundo antiguo se creían que la saliva de personas distinguidas tenía propiedades curativas). El ciego obedeció, no se detalla cómo llegó hasta allí, pero el fin es que llegó. No se detuvo a lavarse con agua en cualquier lugar, él fue justo donde el Señor le dijo, tuvo fe, se aferró a la promesa de sanidad, y ocurrió el gran milagro, y dijo ¡Puedo ver! Luego vemos como todos se dieron cuenta del milagro y le preguntaban cómo sucedió y él les hablaba de Jesús.

Es hermoso leer lo que nuestro amado Rey dice en Juan 9:3 «Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.» La respuesta de Jesús llega a los discípulos con una revelación de la verdad, pues aunque ellos con su pregunta se hicieron eco de un dogma popular Jesús les responde «Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo» (Juan 9:5), como diciéndoles “en medio de la oscuridad espiritual yo soy la luz del mundo”.

Por ultimo consideremos la lección espiritual que contiene este mensaje; sin Cristo somos ciegos espirituales, aferrados a caminar con el bastón de pecado, pero que gran privilegio tenemos amados hermanos y amigos, todos los que creemos en Jesús y le hemos aceptado como nuestro Salvador, ya recibimos el milagro más grande que existe, el “volver a nacer”, trayendo esto un cambio radical en nuestra manera de ser y todos los que nos conocen lo han notado. Nosotros tenemos algo muy importante que contar, nuestro testimonio, el cual debe tener como motivo glorificar al Señor y que otros sean impactados y que puedan entregarse al Señor. Clamemos pues para que el Espíritu Santo pueda alcanzar a aquellos familiares o amigos que aún no han tenido un encuentro personal con nuestro amado Jesucristo.

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga

Sandra Núñez