Durante los últimos días he estado hablando sobre la “redención”, tema del cual la Palabra de Dios habla inicialmente con respecto a la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto.

«Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes» (Éxodo 6:6)

«Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste» (Éxodo 15:13)

«Sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto» (Deuteronomio 7:8).

El tema de “redención”, también es un principio neotestamentario representado por Cristo, como nuestro “Redentor” y por nosotros como su pueblo “redimido”.

Como les había comentado anteriormente "Redención" viene de la palabra “Redimir”, la cual significa:

- Rescatar al que está cautivo pagando una cantidad por ello.
- Comprar de nuevo una cosa que se había vendido o empeñado.
- Liberación que se produce por el pago de un rescate.
- Para los cristianos,salvar Jesucristo a los hombres con su muerte.

Nuestro Señor Jesús vino a pagar el precio por nuestra libertad, dejando nosotros de ser esclavos del pecado. Jesús nos hizo libres del pecado y de la muerte y nos ha regalado la salvación para vivir la vida eterna conjunta con Él.

Amados hermanos y amigos, con el sacrificio que hizo Cristo en la cruz del Calvario, donde vertió “Su preciosa “sangre”, con ella pagó el precio por la liberación de nosotros los pecadores, tal como dice 1 Pedro 1:18-19 «Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación».

!Que hermoso privilegio tú nos has dado Señor!, pues Tu Palabra dice «Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23); no obstante te diste en esa cruz, tomaste nuestro lugar, porque era la única forma de ser redimidos tal como dice Hebreos 9:22 «Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión», y la razón de ello está en Levítico 17:11 «Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona». Mi amado Señor hoy te damos gloria, pues solamente por tu gracia hemos sido perdonados, tal como lo expresa Efesios 1:7-8 «en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia».

Dios les bendiga,

Sandra Núñez