29 de enero, 2005

«! Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tú nombre en toda la tierra! Has puesto Tú gloria sobre los cielos» (Salmo 8:1)