17 de enero, 2005

Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza.
(Salmo 3:3)