12 de enero 2005

«Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo» (Hebreos 12:6)