Álbum de fotos

En diciembre del 2004  comenzó un proceso tan fuerte en vida que me llevó a clamar a Jesús con todas mis fuerzas. Oraba con tanta vehemencia que sentía la necesidad de recibir respuestas inmediata a mis peticiones o enloquecía.  Fue allí donde refugiada en los brazos de mi Señor durante las madrugadas del 2005 le escribía cartas a Jesús.  Escribí 365  “Cartas” donde le exponía mi vida, las consecuencias de pasada vana manera de vivir antes de reconciliarme con Él y le pedía que recogiera los pedazos de mi alma y la volviera a restaurar.

Durante mi paso por ese desierto, recibí la misericordia de mi Padre, encontré  amor inagotable en el corazón de mi amado Señor Jesús, y tuve el consuelo y fe necesaria brindada por el Espíritu Santo.  Por eso Dios cambió mi vida, conquistó el terreno de mi corazón y me transformó en una mujer  cuyo “mayor deleite es agradarlo a Él” .

Al igual que muchos de ustedes, aun continuo con situaciones difíciles pero la actitud que asumo es muy diferente a la del pasado ya que permito que mi Dios dirija mi vida , por eso hoy le digo a mi Dios «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado» (Isaías 26:3).