Álbum de fotos

1 de Enero, 2005 Introducción: "Ciertamente yo buscaría a Dios, y encomendaría a él mi causa; El cual hace cosas grandes e inescrutables, y maravillas sin número" (Job 5:8-9)

2 de Enero, 2005 «Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas» (Josué 1:7)

3 de Enero, 2005 «Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; como con un escudo lo rodearás de tu favor» (Salmo 5:12)

4 de Enero, 2005 «Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos» (Salmo 40:1-2)

5 de enero, 2005 «Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos» (Salmo 32:8)

6 de Enero, 2005 «Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne» (Ezequiel 36:26)

7 de enero, 2005 «Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes» (Salmo 40:17)

8 de enero, 2005 «Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; como con un escudo lo rodearás de tu favor» (Salmo 5:12).

9 de enero, 2005 «Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón». (Salmo 15: 1-2)

10 enero, 2005 «En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado» (Salmo 4:8)

11 de enero, 2005 «Salva, Jehová; que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos» (Salmo 20:9)

12 de enero 2005 «Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo» (Hebreos 12:6)

13 de enero 2005 «Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos» ( Salmo 18:3)

14 de enero 2005 «En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios. Él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó delante de Él, a sus oídos» (Salmo 18:6)

15 de enero 2005 «Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará» (Salmo 1:3)

16 de enero, 2005 Bendito sea Jehová, porque ha hecho maravillosa su misericordia para conmigo en ciudad fortificada. (Salmo 31:21)

17 de enero, 2005 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza. (Salmo 3:3)

18 de enero, 2005 Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides. (Deuteronomio 31:8)

19 de enero, 2005 Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón. (Salmo 7:10)

20 de enero, 2005 Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme bajo la sombra de tus alas, de la vista de los malos que me oprimen, de mis enemigos que buscan mi vida. (Salmo 17:8-9)

21 de enero, 2005 «El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas» (Salmo 147:3)

22 enero, 2005 «Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás» (Salmo 32:7)

23 de enero, 2005 «Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra» (Salmo 46:10)

24 de enero, 2005 «Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones». (Salmo 46:1)

25 de enero, 2005 «¿Por qué te abates o alma mía y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío». (Salmo 42:5)

26 de enero, 2005 «El hacer Tú voluntad, Dios mío, me ha agradado, y Tú ley está en medio de mi corazón» (Salmo 40:8)

27 de enero, 2005 «Jehová ha oído mi ruego; ha recibido Jehová mi oración. Se avergonzarán y se túrbarán mucho todos mis enemigos; se volverán y serán avergonzados de repente» (Salmo 6:9-10)

28 de enero, 2005 «Y debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos» (1 Pedro 1:4)

29 de enero, 2005 «! Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tú nombre en toda la tierra! Has puesto Tú gloria sobre los cielos» (Salmo 8:1)

30 de enero, 2005 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:1)

31 de enero, 2005 «Mas yo en tu misericordia he confiado; mi corazón se alegrará en tu salvación» (Salmo 13:5)

En diciembre del 2004  comenzó un proceso tan fuerte en vida que me llevó a clamar a Jesús con todas mis fuerzas. Oraba con tanta vehemencia que sentía la necesidad de recibir respuestas inmediata a mis peticiones o enloquecía.  Fue allí donde refugiada en los brazos de mi Señor durante las madrugadas del 2005 le escribía cartas a Jesús.  Escribí 365  “Cartas” donde le exponía mi vida, las consecuencias de pasada vana manera de vivir antes de reconciliarme con Él y le pedía que recogiera los pedazos de mi alma y la volviera a restaurar.

Durante mi paso por ese desierto, recibí la misericordia de mi Padre, encontré  amor inagotable en el corazón de mi amado Señor Jesús, y tuve el consuelo y fe necesaria brindada por el Espíritu Santo.  Por eso Dios cambió mi vida, conquistó el terreno de mi corazón y me transformó en una mujer  cuyo “mayor deleite es agradarlo a Él” .

Al igual que muchos de ustedes, aun continuo con situaciones difíciles pero la actitud que asumo es muy diferente a la del pasado ya que permito que mi Dios dirija mi vida , por eso hoy le digo a mi Dios «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado» (Isaías 26:3).