Hoy iniciamos con unos de los relatos más conocidos del libro de Génesis, “El arca de Noé”, el cual tiene una sombra que proyecta una verdad del Antiguo Testamento hacia el Nuevo Testamento, dando esto una amonestación a nosotros hoy día, tal como lo expresa el Apóstol Pablo (1 Corintios 10:11 NTV) «Esas cosas les sucedieron a ellos como ejemplo para nosotros. Se pusieron por escrito para que nos sirvieran de advertencia a los que vivimos en el fin de los tiempos».

Dice en Génesis 6:5-8 «Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.

Dios vio toda la maldad de los hombres con los muchos pecados en los que estaban envueltos, mostrando esto que el hombre se había desviado completamente de los propósitos de Dios, siendo su única disposición “hacer el mal”, «Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal». (Eclesiastés 8:11).

La Biblia nos habla en Génesis 6:8-9 «Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé», es por esa razón que Dios liberó a Noé del juicio que hizo a través del diluvio.

Dice 2 Pedro 2:5 «y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos». Noé predicó un mensaje de salvación pues fue advertido de lo que habría de venir, sin embargo las personas no lo quisieron recibir y prefirieron continuar viviendo acorde a sus deseos pecaminosos y alejados de Dios, pero hubo una excepción, esa fue su familia.

Dice en Hebreos 11:7 «Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe». En fin, fue por la fe de Noé, que solo 8 personas, (él y su familia) pudieron salvarse. Con esto vemos un reinicio de la humanidad pues todos nosotros venimos de la genealogía de Noé.

En la Palabra de Dios podemos encontrar algunas comparaciones entre los días de Noé y los días que estamos viviendo hoy. Al igual que en ese relato del Antiguo Testamento, hoy día existen otros eventos los cuales todos los cristianos estamos esperando, esos son “el arrebatamiento y la segunda venida de Cristo”. El Arrebatamiento será “secreto” e instantáneo (1 Corintios 15:50-54). La Segunda Venida será visible para todos (Apocalipsis 1:7; Mateo 24:29-30).
Esta usted preparándose para los eventos futuros?

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga,