Hemos llegado al capítulo 5 de Génesis, el cual tiene como tema principal la genealogía de Adán por parte de su hijo Set, el cual estimo se hace una mención de honor, porque de él saldría la simiente santa según la carne, el Mesías, es decir Jesús. Digo esto porque fueron muchos hijos que le nacieron a Adán y tan solo se relata la genealogía del primer Adán del hijo donde cuya descendencia estaría Jesús.

En el Nuevo Testamento, dice en Mateo 1:1 «Libro de la genealogía de Jesucristo»; se parece bastante a como inicia este capitulo 5 de Génesis.

Génesis 5:1-3 «Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados. Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set».

En los versículos anteriores vemos que Adán fue creado a semejanza de Dios, ciertamente nació en estado de inocencia e inmortal, lo cual perdió debido al pecado; en contraste, vemos que Adán engendró a Set “a su semejanza y conforme a su imagen”, es decir en estado pecaminoso y mortal, tal como dijo David en Salmo 51:5 «He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre». En fin, Adán transferiría su semejanza pecaminosa a su hijo Set.

Ciertamente sin temor a equivocarme es uno de los capítulos de la Biblia que nos muestra cuan frágil es la vida de ser humano, pues está lleno de nombres que hombres llegaron al borde de casi 1000 años de edad y luego el deceso, su muerte. Al leer este capítulo recuerdo cuando yo estaba en tercer grado de primaria que la maestra nos puso a decir a coro: “el hombre nace, crece, se reproduce y muere”; y aquí en éste capítulo dice muchas veces, “y engendró…, y fueron los días…, y murió”.

En este listado de genealogía vemos generalmente que se menciona el nombre del patriarca y su edad al nacer su hijo primogénito, luego los años que vivió después del nacimiento de su hijo, y por último la edad que tenía al morir. Allí encontramos registradas las 10 generaciones existentes desde Adán hasta Noé, siendo estos los patriarcas antes del diluvio, hombres que verdaderamente fueron adoradores de Dios Altísimo, Todos ellos son mencionados en la línea Mesiánica, es decir en la genealogía de Jesús (Lucas 3:36-38)..

Es bueno hacer notar que cuando leímos la genealogía de Caín, en el capítulo 4, no fueron dadas las edades de sus descendientes, no sabemos cuántos años seria la maldad de aquellos hombres, y me puse a pensar al no decir la maldad de esos hombres llenos de maldad, yo inmediatemente pensaba que la maldad continua, y por eso los coloque “la línea del mal”, versus el linaje de Set, a la cual llamaremos “la línea del bien”.

Evidentemente, llama poderosamente la atención la longevidad de los hombres de la línea del bien, con edades oscilantes entre los 930 y 365 años, no sabemos las razones de tan largura de vida, pero sí sabemos que en esa época el ambiente y la comida era más puros que hoy en día; adicional el mismo Dios puso límite a la edad del hombre, quizás por la tanta maldad que llenaba la tierra, pues dice Salmo 90:9-10 «Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira; acabamos nuestros años como un pensamiento. Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos».

Dice Génesis 5:22 «Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios». Aquí habla de uno de los hechos más impactantes de este libro “Noé no vio muerte, Dios se los llevó”, esto representa el rapto de la iglesia, quien será llevada antes de la tribulación.

Después de leer que todos los patriarcas murieron, la verdad que es una maravillosa noticia leer que Enoc no vio muerte, sino que fue llevado por Dios, y eso aconteció debido a la fe, tal como nos dice Hebreos 11:5 «Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios».

Amados hermanos y amigos, el anhelo de todo cristiano debe ser agradar a Dios durante nuestro caminar en la fe, tal como lo hizo Enoc, así que clamemos a Dios para se haga vida en nosotros lo que dice Salmo 40:8 «El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón».

Quiero finalizar recordándoles, como les he dicho anteriormente, que con este estudio que realizo no pretendo dar una certificada y legítima interpretación de la Biblia, sino más bien expresar desde “mi perspectiva particular” en apego a los conocimientos propios obtenidos por el estudio personal de las Escrituras, la revelación del Espíritu Santo, así como por las enseñanzas compartidas por hombres eruditos de la Palabra de Dios. Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra.

Dios les bendiga,

Sandra Núñez