Espero que estos estudios les sirvan a ustedes para iniciar sus lecturas propias de la Palabra de Dios, las cuales sean transformadas en “escudriñar con gozo los tesoros que se encuentran en la Biblia”, de manera que también puedan identificar y ofrecer una aplicación especial y personal a sus vidas y así ser saciados del manjar que el Señor nos brinda en su santa y bendita Palabra. Dios les bendiga,

Sandra Núñez